viernes, enero 20, 2006

Carta Abierta de Odón Elorza en contra de la incineración

LAS INCINERADORAS Y LA NUEVA INQUISICION

Carta abierta al gerente de la Mancomunidad de Txingudi y otros

Tengo la convicción de que usted y otros gerentes de Mancomunidades de basuras que tanto defienden las bondades de la incineración no quieren dar respuesta clara a los múltiples interrogantes que suscita este preocupante y falso sistema de eliminación de basuras. Bien al contrario, su interés se centra fundamentalmente en rechazar con datos falsos la alternativa a la incineradora y, lo que es más llamativo, en dedicar su tiempo a confundir a la opinión pública.

Seré claro y directo al dirigirme a quienes apuestan por las incineradoras y no reconocen ningún margen de duda sobre los problemas, no resueltos ni aclarados ante la ciudadanía, que genera esa opción. Así, por ejemplo, me sigo preguntando cómo van a solucionar ustedes el destino y almacenamiento, con todas las medidas de seguridad necesarias, de las 21.648 toneladas por año de cenizas tóxicas que producirá su incineradora. Me sorprende que el propio Plan de la Diputación Foral, bendecido por Uds. sin ningún atisbo de crítica, hable de llevar “cenizas de la incineración a vertedero”, en la alternativa de incineradora planteada para las basuras de toda Gipuzkoa, excepto el área de Txingudi. Me gustaría saber si pretenden Uds. que esas cenizas se queden en San Sebastián o bien han pensado en alguna otra localidad guipuzcoana que les dé cordial acogida. En cualquier caso, estamos hablando de cenizas que deben estar sometidas a un depósito realizado en condiciones cuidadosas y con un control estricto que cumpla las Directivas Europeas.

Por otra parte, les pregunto a Uds. como defensores de esta incineradora que nos han impuesto a los donostiarras en un proceso antidemocrático y decidido desde los batzokis (hablando sin eufemismos), qué van a hacer con las escorias que produce la incineración y que, según sus propias previsiones, se elevarían a 68.479 toneladas por año. No me queda claro si pretenden echar a algún vertedero donostiarra esos residuos llamados por el Plan Foral "secundarios", o si tienen argumentos convincentes para demostrar que toda esa escoria va a someterse a algún tipo de reciclaje. Les sugiero que indaguen ante la gerencia de la incineradora del Besós el destino de dicho volumen de escoria. En cualquier caso, me parece un volumen tremendo para su almacenamiento, supongo que en algún lugar de San Sebastián, por supuesto.

Lo cierto es que Uds. desvían la atención de estas cuestiones para evitar que se hable de la incineración y al mismo tiempo descalifican las plantas de biometanización y compostaje de la materia orgánica, ocultando que hay, de momento, más de veinte proyectos en desarrollo en España. ¡Deben haberse vuelto locos!

En confianza, les reconozco que la alternativa que a mí me parece más integral y ecológica para el tratamiento de la basura, la de los ecoparques, exige la recogida selectiva de la materia orgánica. Empezando por los grandes generadores como son los restaurantes, hospitales, colegios, mercados… y continuando, en una segunda fase, por la recogida en los domicilios. Se trata de obtener un compost de alta calidad y creo que lo podemos conseguir. Pero comprendo que a ustedes todo ello les quite el sueño porque les supone más trabajo y aplicar más ingenio en la solución de un problema siempre difícil, que exige corresponsabilidad institucional, pedagogía política y disciplina por parte de la ciudadanía.

Claro que resulta más fácil y cómodo dejarse llevar por la solución incineradora que se “traga todo lo que le echen” y además les quita complicaciones. Pero no olviden que esa costosa solución no es especialmente motivadora para conseguir la reducción del volumen de la basura en origen, ni la activación de las políticas de reciclaje, ni una mayor colaboración de la ciudadanía. Pensarán que si todo se puede quemar, para qué esforzarse.

Lo más sorprendente de su actitud es el papel de colaboradores de la estrategia de PNV-EA al extender la idea de que el problema de la basura en Gipuzkoa lo provoca el Alcalde de San Sebastián. ¡Ya está bien de engañar a la opinión pública! Porque pasan los meses y su incineradora no avanza, no sé si por su incapacidad o por la de los políticos que dimiten en vez de liderar las actuaciones para definir, incluso, el tipo de incineradora.

¿Qué pasa con el resultado del estudio sobre los vientos dominantes en Arrizeta? ¿Qué ha sido del Consorcio que iban a constituir para impulsar y gestionar el proyecto? ¿Cómo y para qué se ha nombrado a un Comité de Expertos que cuando se reunió con nosotros no se habían leído los documentos ni conocían el territorio donostiarra de Arrizeta? Recuerdo muy bien que alguno de esos expertos me pidieron disculpas por ello y confesaron que no tenían una opinión formada sobre el Plan Incinerador.

Sé perfectamente que Uds. son los “especialistas en las basuras”, por tanto comprendo que se esfuercen en darme lecciones públicas y que yo deba aprovechar bien sus “consejos”. Pero, por favor, no pretendan convencerme, ni insistan en quemar también mi ilusión y la de muchos ciudadanos donostiarras y guipuzcoanos, echándome a la hoguera como la Santa Inquisición por encontrar una solución más sostenible, ecológica y de vanguardia para el tratamiento de la basura en Gipuzkoa. Es verdad; a mí me falta la fe que a ustedes parece sobrarles, pero les ruego que, cuando menos, respeten y estudien la opción alternativa que propongo y den una oportunidad al diálogo y al pacto cívico.

ODON ELORZA

Alcalde de Donostia-San Sebastián

No hay comentarios: