viernes, febrero 03, 2006

El jefe de servicio de la UVI del Central dice que los filtros de la incineradora «no garantizan la salud pública»

Noticia de El Comercio (3/2/2006)

Carlos Ponte asegura que «se puede discutir sobre la intensidad del daño», pero «es indudable que existe» El PP exige que la conveniencia de la futura planta se debata en la Junta

Carlos Ponte dice hablar de dos hechos probados: en primer lugar, que «la incineración de desechos produce contaminación ambiental y emite sustancias dañinas para la salud». En segundo lugar, que «los controles de filtrado no garantizan la salud pública», porque no evitan al 100% las emisiones. Por eso, el jefe de servicio de la UVI del Hospital Central mantiene que «se puede discutir sobre la intensidad del daño sobre la salud, pero no de que exista ese daño; eso está probado».

El médico se muestra así de crítico con la incineradora que Cogersa prevé tener funcionando en el año 2010. Según explicó Ponte ayer, junto al presidente de la Unión de Comerciantes (UCE) Dacio Alonso, la emisión de dioxinas por parte de ese tipo de plantas tiene efectos que van «desde el cáncer hasta daños en el sistema inmunológico y problemas reproductivos». De hecho, asegura que «el 40% de las emisiones de dioxinas que hay en la Unión Europea proceden de la incineración de basuras». Y no es todo, ya que junto a las dioxinas se producen emisiones de «metales pesados, hidrocarburos halogenados, etc.».

El apocalíptico panorama contrasta con la visión que tiene Cogersa y el Principado. Ambos ponen como ejemplo las plantas incineradoras de París y Viena, ubicadas en pleno centro de la ciudad, rodeadas de viviendas, y donde las emisiones están monitorizadas de manera constante. De hecho, paneles ubicados en las calles próximas advierten de los niveles de contaminación en tiempo real. ¿Será todo esto falso? Carlos Ponte asegura que «los sistemas de monitorización y control de las emisiones son defectuosos, según ha constatado la Organización Mundial de la Salud». ¿Y qué hay de esos técnicos que aseguran la inocuidad de esas emisiones? «Las valoraciones técnicas tienen una carga política e ideológica, y las informaciones son sesgadas».

Sin debate

Por su parte, el presidente de la UCE llamó la atención sobre la falta de participación a la hora de tomar la decisión de construir una incineradora. «En este debate el protagonista debe ser el ciudadano» tanto por las implicaciones en la salud pública como por las consecuencias económicas, al suponer el nuevo modelo el encarecimiento de las tasas que los asturianos pagarán por su basura. «Decir que la incineradora es inocua es faltar a la verdad», aseguró Alonso. Aunque también dijo que ni él ni Carlos Ponte pretendían «crear alarma social».

El PP también cuestionó ayer la construcción de la incineradora. Según anunció el diputado Diego Comins, los populares pedirán que el proyecto «se presente en la Junta General y se debata», tanto las cuestiones referentes a contaminación como a la inversión que conllevará, de 200 millones de euros. A juicio del PP, la decisión de llevar a cabo el proyecto está «muy poco meditada; no se dan datos sobre contaminación ni sobre financiación; se multiplicará por cinco la tasa de basuras y se hipotecará a gobiernos futuros». Y todo eso «sin ningún tipo de debate». Además, recordó que en el Plan Básico de Gestión de Residuos 2001-2010 «no aparece esta incineradora».

No hay comentarios: