jueves, febrero 02, 2006

Residuos Tóxicos Generados por la Incineradora de Viena

LA INCINERADORA DE VIENA, OBJETO DE LA VISITA ORGANIZADA POR EL GOBIERNO DE ASTURIAS, GENERA MILES DE TONELADAS DE RESIDUOS TÓXICOS


El Gobierno de Asturias ha organizado un viaje guiado con visitas a incineradoras de Austria y Francia, entre ellas la de Spittelau en Viena (Austria), para convencer a vecinos y periodistas de las bondades de la incineración. Es lo que se conoce como "turismo incinerador" pagado con fondos públicos. La organización ecologista Greenpeace, que conoce bien la incineradora de Spittelau, denuncia que los problemas ambientales de esta tecnología van más allá de lo que se puede percibir visualmente: ni en Viena ni en París las incineradoras son tan limpias como pueden parecerlo a través de una visita.

En concreto la incineradora de Viena genera grandes cantidades de dioxinas, que acaban acumuladas en las cenizas y escorias del polvo de filtrado. La generación de dioxinas de la incineradora de Spittelau por cada tonelada de residuo quemado equivale a la TDI (dosis tolerable) para 214.000 personas adultas.

Por otro lado las dioxinas que no se emiten al aire se acumulan en las cenizas y escorias, y en las aguas residuales de los filtros. En Viena, las cenizas y escorias se mezclan con cemento, y la generación total de este tipo de residuos ? que deben ser tratados como tóxicos ? es de 167.000 toneladas. La Consejería de Medio Ambiente pretende que estos materiales puedan utilizarse en la construcción, sin embargo es en ellos dónde se acumula la mayor parte de la contaminación tóxica y sería irresponsable su expansión sin control por el medio ambiente asturiano.

Por tanto en Spittelau para la incineración de 260.000 toneladas año de basuras se producen 167.000 toneladas de residuos, lo cual supone en peso un 65% de lo que ha entrado en el horno.

En lo referido a Francia, el pasado 15 de enero, los ciudadanos de Marsella rechazaron de manera abrumadora en referéndum la instalación de la más grande incineradora que se proyectaba en ese país.

"La incineración es objeto de una amplia oposición por sus impactos ambientales. Se trata de una tecnología insostenible, aunque estamos seguros que en el viaje a París y Viena organizado por la Consejería de Medio Ambiente no se ha mencionado la oposición a estas plantas que existe en esos países", ha declarado el director de Greenpeace, Juan López de Uralde.

FIN DEL COMUNICADO

No hay comentarios: