martes, octubre 16, 2007

La basura de Son Reus invade fincas próximas a la incineradora

I. RIBELLES

PALMA.- La empresa y la administración encargada de la recogida y tratamiento de residuos es la que más desechos genera y esparce a su alrededor. Este terrible sarcasmo lo viven, a diario, los propietarios de las fincas y terrenos próximos a la planta de tratamiento de residuos de Son Reus adscrita al Consell de Mallorca y gestionada por la empresa Tirme.

Dos entidades que, en menos de 5 años, han duplicado el precio del recibo de la basura a los contribuyentes hasta superar ya los 120 euros y que, a diario, dejan que la basura inunde las fincas próximas a la polémica incineradora sin que los vecinos puedan hacer nada para evitarlo. Toda clase de desechos imaginables, y los que no se pueden ni pensar, se pueden encontrar por los caminos próximos a Son Reus convertidos en un interminable reguero de cochambre que los residentes de la zona deben sortear a diario cada vez que se acercan a alguna de sus propiedades.

A esta situación se ha venido a sumar los efectos del tornado que sacudió Mallorca el pasado 9 de octubre que ha esparcido aún más la basura por las fincas y terrenos cercanos a Son Reus.

Es por ello que, en estos momentos, abundan en el área los campos surrealistas con almendros aderezados con kilométricos rollos de papel higiénico, bolsas de plástico y restos de sábanas colgando de sus ramas: una estampa ejemplar de realismo social del estado actual de la agricultura balear.

Los vecinos hartos

Más allá aparece en cualquier rincón de los caminos que rodean la central térmica, un vertedero improvisado con toda clase de restos que parecen haberse quedado atrás en su camino inexorable a la incineradora de Son Reus para su paso posterior a la incineradora.

Desde hace 15 días la situación se ha agravado y la sensación de abandono es ya notoria en todos los terrenos afectados que almacenan cientos de kilos de basuras que el Consell de Mallorca o el concesionario de la gestión de la incineradora, Tirme, no han demostrado intención alguna de retirar.

Pese a las múltiples llamadas realizadas por los vecinos a la Conselleria de Medio Ambiente de la institución insular para que se remedie la situación, todo sigue igual casi dos semanas después del vendaval que arrastró parte de la basura a las fincas próximas al vertedero. La única esperanza para los afectados es que, en principio, el mayor basurero de Mallorca tiene previsto cerrar sus puertas en diciembre y dejará de recibir toneladas y toneladas de residuos a diario para transformarse, en teoría, en una colina ajardinada.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Que ahi del ataque de los pajaros? Más de 3 personas han sido "atacadas en son reus por gaviotas que no querian que le quitaran la basura porque era su comida.

F dijo...

Es curioso, pero sólo hay constatados casos de ataques cuando alguien se acerca a un nido, pero nunca jamás por comida. Habrá que investigarlo.

Anónimo dijo...

De cerrarlo en Diciembre de 07 nada de nada. A día de hoy siguen tirando basura cada día incluso algunos camiones de los que se supone que es recogida selectiva lo tiran en el monton.

Un saludo.