miércoles, septiembre 24, 2008

La incineradora provocará un aumento de las dioxinas y la mala leche de las vacas

En las recientes jornadas técnicas que Cogersa y el Principado realizaron para vender las bondades y maravilla de la incineración, vino a hablarnos una técnico de la incineradora de residuos urbanos más moderna de Europa ubicada en Lille en Francia, de una capacidad de 350.000 Toneladas/año mucho mas pequeña que la prevista por el Principado para Asturias que es de 475.000 Toneladas/año.

Allí nos explicó entre otras maravillas que ellos prohíben la venta de leche producida en los 15 km. alrededor de la planta como medida de precaución, medida que ya se practica en otros países como Holanda, ante la contaminación de dioxinas que presenta esporádicamente la leche en estos entornos de incineradoras de residuos.

Por eso nos ha parecido hemos trasladado esta información a los sindicatos agrarios, cooperativas ganaderas y asociaciones ganadera para que conozcan los impactos asociados a esta incineradora prevista en el centro de la región.

Hay que recordar que un radio de 15 km. de la proyectada incineradora se encuentran los municipios de; Gijón, Llanera, Corvera, Carreño, Gozon, Avilés, Oviedo, Castrillón, Siero, Illas, Soto Barco, Candamo y las Regueras. Municipios en los que según datos de Sadei hay más de 24.300 vacas de leche en 538 explotaciones ganaderas que pueden ver su futuro más amenazado de lo que ya está, si aquí se produce un episodio de contaminación por dioxinas.

Varios estudios epidemiológicos en distintos países del mundo señalan a la incineración de residuos como la principal productora de Dioxinas, Furanos y otros compuestos denominados Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP), porque una vez producidos (y en los gases emitidos por una incineradora abundan estos compuestos ) pasan a formar parte de la cadena trófica, acumulándose sobre todo en las grasas de los seres vivos del entorno (con una vida media de más de siete años después de la exposición, mucho más si la exposición es continua), de ahí de la importante presencia en la leche de las vacas que permanezcan en la zona y que se alimenten de pastos de la zona.

Las dioxinas y furanos son elementos altamente tóxicos y cancerigenos gran parte de ellos, es decir, responsables de la producción de cáncer en diversos órganos. Son sustancias muy estables, resistentes a la degradación y que tienden a bioacumularse. No hay niveles tóxicos mínimos inocuos de dioxinas y furanos, de ahí que algunos países tomen medidas preventivas ante los numerosos episodios de contaminación con dioxinas que se vienen produciendo en diferentes productos alimentarios (pollo, queso mozarella).

No hay comentarios: