domingo, noviembre 30, 2008

El mundo sentencia a las bolsas de plástico mientras España da largas

EEUU, China y varios países europeos eliminan o reducen su uso.Bruselas cuestiona una ley italiana que vetará los embalajes no biodegradables.

LA VOZ DE ASTURIAS
30/11/2008 REDACCION

El 1 de mayo del 2007, a las ocho de la mañana, la pequeña localidad de Modbury, en el condado de Devon (en el oeste de Inglaterra), se convirtió en el primer municipio del mundo en proscribir oficialmente las bolsas de plástico. De un día para otro, el único supermercado de Modbury y las cerca de 40 tiendas que hay en el pueblo empezaron a servir sus productos en bolsas de almidón de maíz o de algodón, y entre los vecinos se generalizó el hábito de hacer la compra con un carrito o una bolsa de tela. Desde entonces, Modbury se ha convertido en un símbolo de la campaña de concienciación sobre el riesgo medioambiental que supone el uso masivo de bolsas de plástico. Una causa imparable que ya ha obtenido importantes éxitos en numerosos países. España no está, todavía, entre ellos.

Los gobiernos de Suráfrica y Singapur siguieron el ejemplo de Modbury. Hay estados, en cambio, que empezaron a aplicar otro tipo de medidas, como obligar a los comercios a cobrar por las bolsas. Pero probablemente, el hito más relevante en la guerra contra el polietileno se produjo el pasado 1 de junio, cuando entró en vigor en todo el territorio chino la prohibición de producir, vender y regalar bolsas de plástico ultrafinas. Hasta ese momento, el consumo en China alcanzaba los 3.000 millones de unidades diarias.

AUTORREGULACION INGLESA En el Reino Unido las medidas disuasorias están reduciendo significativamente el consumo de bolsas de plástico, informa Begoña Arce. Este mes, el Gobierno local de Londres, en manos del Partido Conservador, ha descartado una propuesta para vetar las bolsas en la capital (donde se usan casa día 1.600 millones, de las que solo 200 millones se reciclan), pero las autoridades británicas han forzado a los comercios a autorregularse.

Cuatro de las cadenas de supermercados más importantes del país se han comprometido a rebajar en medio año las unidades que entregan a sus clientes en un 50%, y algunas cadenas, como Waitrose y Asda, ya han logrado un recorte del 30% por el simple procedimiento de ponerlas debajo del mostrador de la caja. Marks and Spencer cobra desde mayo cinco peniques (seis céntimos de euro) por cada unidad, y destina el dinero recaudado a una organización dedicada a la conservación de la naturaleza. Los directivos calculan que así pueden ahorrarse 280 millones de bolsas al año.

Una alternativa distinta, pero que se ha revelado sumamente eficaz, es la de la República de Irlanda, que en el 2002 decidió gravar su uso con un impuesto (el llamado plastax ). El número de bolsas ha bajado un 94%.

CONCIENCIA ALEMANA En el caso de Alemania, el ciudadano medio consume unas 65 bolsas de plástico al año, informa Paola Alvarez. Una cifra mucho menor que hace una década. Los supermercados y las grandes superficies se pusieron de acuerdo para cobrar por estos embalajes, lo que redujo inmediatamente su consumo. Hoy se venden por entre 5 y 15 céntimos.

Italia aprobó el año pasado una ley que establece la prohibición a partir del 2010, pero la Comisión Europea ha argumentado que esa normativa contraviene la directiva europea sobre envases y residuos de envases, por lo que su entrada en vigor está en el aire.

En Francia, las bolsas también estarán prohibidas a partir del 2010, informa Elianne Ros. Su uso ya se ha reducido, ya que en el 2007 se distribuyeron 3.100 millones de unidades, frente a los 9.400 del 2003.

Y en EEUU, California abandera la lucha contra este producto. En San Francisco, está prohibido desde el 2007. En Nueva York, informa Idoya Noain, se impondrá una cuota de seis centavos (algo menos de cinco céntimos) por cada unidad.

No hay comentarios: