martes, marzo 16, 2010

¿Estás informado sobre la incineradora?

Existe el proyecto inminente de construir una planta incineradora de residuos sólidos urbanos (RSU) en los terrenos del vertedero que Cogersa tiene en Serín. En el radio de 15 km vivimos 800.000 asturianos.

¿Por qué nos preocupa la incineradora?

La incineración dificulta la puesta en marcha de planes de reducción, aprovechamiento y reciclaje, tiene un coste económico elevado y conlleva unos gravísimos impactos de contaminación ambiental y de afección a la salud.

Las consecuencias sobre la salud son las más preocupantes. Para justificarlo vamos a exponer algunas de las conclusiones del Simposium Médico sobre incineración y salud celebrado en San Sebastián en 2004:

- La salud está íntimamente ligada al entorno y al medio ambiente

- Más del 90% de los tumores humanos son consecuencia de factores ambientales

- De las incineradoras sólo se conoce el 20% de los elementos tóxicos que generan

- Las micro partículas generadas en la combustión de las basuras ligan múltiples elementos tóxicos que son capaces de atravesar todos los filtros de las modernas incineradoras, e incluso los humanos, llegando hasta el núcleo celular, y siendo capaces de producir mutagenicidad, además de una mayor incidencia de mortalidad entre los niños menores de 5 años, los ancianos, y en ciertas enfermedades crónicas

- Los metales pesados generados por las incineradoras producen múltiples patologías, y son mayormente acumulados como depósito en la tierra, en los alimentos y en el agua, con lo que se contamina la cadena alimentaria. De esta forma se van acumulando y sumando la potencialidad tóxica

- Las dioxinas son los contaminantes más peligrosos a los que jamás se ha expuesto un sistema natural. Las dioxinas son producidas por la combustión. Provocan diversas enfermedades y alteraciones de la salud, además del cáncer. Son acumulativas y persistentes en el organismo. Son muy volátiles y se pueden encontrar a varios kilómetros del foco de emisión. El único valor de las dioxinas aceptable para no existir riesgo es 0

- Afirmar que “no existen riesgos adicionales significativos en la salud de la población cercana a una incineradora moderna” es un eslogan que carece de rigor y fundamento científico

Admitiendo que las consecuencias sobre la salud son las más importantes, no debemos olvidar el elevadísimo coste de construcción de la planta – ya nos han dicho que la pagaremos entre todos –. A ésto habría que sumar la enorme pérdida de ingresos por la venta de residuos objeto de reciclaje y de reutilización. Según la Unión de Consumidores de Asturias, los ayuntamientos dejaron de ingresar en 2008 por este concepto alrededor de 83 millones de euros.

¿Qué es una incineradora?

La incineración es la combustión, en presencia de oxígeno, de residuos, para convertirlos en gases sólidos inertes – cenizas y escorias –, con el objetivo principal de reducir su volumen (la reducción supone un 80%, aproximadamente).

Las incineradoras suelen ser promocionadas como instalaciones productoras de energía, ya que pueden generar electricidad. Sin embargo un análisis detallado del ciclo de vida completo revela que gastan más energía de la que producen. Extraer y procesar materiales vírgenes y convertirlos en nuevos productos consume mucha más energía – y causa más daños ambientales – que la que consumiría reutilizar o fabricar a partir de materiales reciclados.

• Alternativas

La tendencia actual en el mundo desarrollado para el tratamiento de residuos sólidos urbanos se centra, básicamente, en la regla de las 3 R: reducir, reutilizar, reciclar. Reducir la generación de basura, reutilizar los productos, y reciclar después de haber separado convenientemente. La buena gestión de las basuras pasa por generar menos basuras, reutilizando y reciclando el máximo de residuos.

Deben adoptarse medidas que tiendan hacia el objetivo Basura Cero. La meta Basura Cero busca reducir drásticamente la generación de residuos, tomando en cuenta todo el ciclo de vida de los materiales, e interviniendo en cada etapa del diseño industrial de modo tal que se reduzcan la toxicidad y cantidad de materiales, y se alargue la vida útil de los productos. Basura Cero implica también recuperar los materiales descartados, a través de su reutilización, reparación, reciclaje y compostaje.

En 2005 había 96 plantas de compostaje en España. ¿Por qué a día de hoy no la hay en Cogersa?

Una sociedad justa y moderna se rige por el principio democrático, según el cuál todas las personas que pueden verse afectadas por una decisión tienen derecho a participar en el proceso. Y la decisión de construir una incineradora es demasiado grave para ser tomada al margen de la ciudadanía.

Reunión informativa en el local de la AVV Jovellanos, C/Enrique Martínez nº1, el jueves 25 de marzo, a las 19 horas.

Intervienen Félix Payo, neumólogo del Hosp. de Silicosis de Oviedo, y Fructuoso Pontigo, portavoz de la Coordinadora Ecoloxista y del Conceyu contra la Incineración.

ApB “A pie de Barrio”
Red Social Promoción Salud
www.apiedebarrio.es


AVV Jovellanos
c/ Enrique Martínez nº 1, Gijón
985170085

No hay comentarios: