lunes, septiembre 27, 2010

El BEI confirma a Greenpeace que aplaza su decisión sobre la financiación del proyecto hasta febrero de 2011

Greenpeace España

 La denuncia de Greenpeace ante el Banco Europeo de Inversiones (BEI) por las irregularidades del proyecto de la incineradora de Zubieta, promovida por la Diputación Foral de Gipuzkoa, ya ha obtenido una respuesta por parte de la institución europea, que ha anunciado que investigará el caso, por lo que aplazará su decisión hasta el mes de febrero de 2011.
A pesar de que el BEI aún no ha confirmado si financiará el proyecto, el pasado 16 de julio el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa aprobaba el pliego de condiciones del concurso público para construir la planta de Zubieta, que incluye una incineradora, por un importe de licitación de 223,4 millones de euros, de los que la mitad vendrán de fondos europeos, lo que supone una clara irregularidad en el proceso.

En el informe enviado al banco europeo, Greenpeace pide explícitamente la paralización del proyecto y que se abra un periodo de consulta y participación a la sociedad afectada, en el que se aclare la situación y viabilidad del mismo.


Greenpeace también ha solicitado la verificación exhaustiva de la viabilidad financiera del proyecto, su adecuación a las directrices de la Directiva Marco de Residuos y el nivel de aceptación social. Además, invita al BEI a que compruebe, sobre el terreno, que existen otras alternativas más económicas, eficientes y respetuosas con el marco legal, la salud y el medio ambiente (1). Estas ya están funcionando en la zona y es realizada por varios municipios gipuzkoanos.


La denuncia de la organización ecologista destaca, además, que existen dos importantes problemas aún no resueltos para la financiación del proyecto por parte del BEI. El primero es la falta de competencias del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) y de la Diputación Foral en las decisiones referentes a la recogida, transporte y tratamiento de los residuos sólidos urbanos. La autoridad competente son los Ayuntamientos.


El segundo problema es referente a la inviabilidad financiera, debido a la insostenibilidad de las cuentas presentadas en el proyecto. Las proyecciones financieras son inciertas y expresadas de forma interesada. La cantidad de RSU generadas en Gipuzkoa, que aparecen en los documentos entregados, están sobredimensionadas (2).


“El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa y la Diputación Foral apuestan claramente por la incineración, lo que supone un incumplimiento de su propio Plan Integral de Residuos  2002-2016. Ello es una prueba evidente del poco interés que tienen por la recuperación y reciclaje”, ha declarado Julio Barea, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace.


El Plan Integral de Residuos de Gipuzkoa preveía que estuvieran en funcionamiento, en 2009, tres plantas de compostaje en la provincia, aunque actualmente sólo funciona la de Lapatx en Azpeitia; de las otras dos ni siquiera se han redactado sus proyectos. Es evidente que tener en funcionamiento tres plantas de reciclaje haría innecesaria la construcción de una planta incineradora, ya que no habría residuos para quemar.


Notas:


(1)
Es la recogida selectiva de residuos sólidos urbanos, mediante el sistema Puerta a Puerta (PaP), que consigue niveles de reciclaje en cuatro fracciones (orgánica, envases ligeros, papel/cartón y vidrio) del 75%.

(2)
Para el año 2010 las previsiones de generación de residuos eran de 275.000 t/año, el proyecto marca una disminución a 261.000 t/año, y el GHK ha previsto un nuevo descenso a 240.000 t/año. Sin embargo, los datos reales son aún menores y estarán por debajo de las 200.000 t/año. La disminución del consumo, la inactividad industrial y de servicios, el aumento de la recogida selectiva están haciendo disminuir el volumen de residuos y la tendencia para el futuro va en esta línea.

No hay comentarios: