miércoles, noviembre 10, 2010

Las incineradoras son un punto de contaminación de dioxinas y metales pesados.

 
Inasequible al desaliento, Fructuoso Pontigo Concha, 'Fruti', lleva veinte años alzando su voz contra toda agresión contra el entorno medioambiental. Pero no es que se oponga a todo, sino que defiende una economía compatible con el entorno natural. Con él hablamos sobre desarrollo y medio ambiente.
-Una pregunta indiscreta, ¿cuántos años lleva como portavoz del Colectivo Ecologista?
-Unos veinte, aunque yo no soy uno de los fundadores. El Colectivo Ecologista se fundó en el año 1979 por un grupo de personas, entre las que no me encontraba, que estaban muy preocupadas por las condiciones medioambientales de la ciudad. Siempre ha sido un grupo pequeño y yo me incorporé a finales de los años 80.
-En este tiempo, la situación de la comarca ha cambiado de forma radical.
-Ha cambiado de manera importante. Hoy en día ya no existe la cabecera siderúrgica, con lo que la calidad del aire es diferente. Hoy tenemos una ría que, aunque sigue sucia, está recuperándose; entonces había montones de barrios sin infraestructuras. La realidad es diferente, por ejemplo, hoy existe un problema importante de tráfico que hace treinta años no existía.
-A pesar de esa transformación, el discurso ecologista es similar: Avilés es una zona muy contaminada, aunque hoy en día nuestra situación no es muy diferente a la de Gijón u Oviedo.
-Son dos temas distintos. Por un lado, es cierto que la transformación industrial produjo el cierre de la cabecera siderúrgica con una importante pérdida de empleo. Y es verdad que en términos absolutos la contaminación ha bajado, pero, en lo que se mide desde hace cinco años por normativa europea, seguimos siendo la primera ciudad de España. La media de Avilés es el doble de la de Oviedo y Gijón en partículas PM 10. Y, aunque se ha producido una mejora, la situación sigue siendo preocupante. Estas partículas son las que entran al sistema pulmonar. Donde hay un elevado de PM 10, hay más problemas de asma, enfermedades coronarias, problemas circulatorios...
-Cuando el Ministerio de Sanidad publicó los mapas de enfermedades se confirmó como en zonas industriales había más problemas de salud, más cáncer. ¿Qué hacemos? ¿Vivir en Soria que es más saludable que en Avilés, pero también menos rica?
-Y la renta per cápita de Navarra es mucho mayor que la de Asturias, pero nuestra esperanza de vida es mucho menor. La esperanza de vida de Asturias es la menor de España y nuestra renta per cápita no es la mayor. El Instituto Carlos III hizo un estudio sobre las personas muertas por cáncer y Avilés encabezaba el ranking de muertos por cáncer de pulmón, pero no lidera la clasificación de ciudades con mayor nivel de vida.
-¿Y qué hacemos con ese dilema?
-Entendemos que es un dilema falso. Es posible una actividad industrial importante sin una contaminación elevada. El problema de la comarca es que tenemos una industria vieja (toda ella, salvo Chemastur) tiene más de 50 años. Y lo vemos con Baterías de Cok, que tiene problemas un día sí y otro no. Es una instalación muy antigua. La estrategia de la empresa es gastar el dinero justo. El Principado lleva 25 años pidiendo medidas que no se cumplen. Si las empresas se gastasen el dinero en medidas contra la contaminación no estarían así. Lo mismo sucede con la ría. La normativa europea obligaba a las ciudades de más de 50.000 habitantes a tener depuradoras funcionando en 2005...
-La Depuradora de Maqua estaba operativa antes de esa fecha.
-Pero sin el colector industrial, con lo que nos da lo mismo. En Asturias vamos muy retrasados, aunque la ría ha mejorado de forma sustancial. Hay gente que entiende que debemos ser más conformistas y asumir cualquier cosa que genere empleo, pero nosotros entendemos que no.
-Hablando de empresas, ustedes siempre han sido muy críticos con algunas como ArcelorMittal, pero apenas se les escucha críticas de otras como AZSA. ¿Hay empresas más respetuosas que otras?
-Fuimos el único grupo que denunció a AZSA, Alcoa y Saint-Gobain en la autorización ambiental integrada. También a DuPont. En AZSA, peleamos sistemáticamente contra las balsas y hemos denunciado que no cumplen la reutilización del jarofix. Las balsas tienen un riesgo y, en la más antigua, existen filtraciones, aunque por su situación no se producirá la catástrofe de Hungría. Las denuncias sobre Arcelor igual tienen más repercusión por la cantidad y frecuencia de sus siniestros. También denunciamos la situación de Galvanizados Avilés, que inició su actividad sin un sólo permiso concedido. No nos centramos en una única empresa, estamos detrás de todas con nuestros pocos recursos.
-Alegan contra todo. Da la impresión que ustedes preguntan de qué se trata para oponerse.
-Ni mucho menos. Hay proyectos industriales que no rechazamos, como las torres eólicas. Nosotros no cuestionamos la actividad, sino cómo se realiza la actividad, como el caso de Galvanizados Avilés, que no tenía ni un sólo permiso concedido. Rechazamos el impacto y pedimos medidas correctoras.
-Cuando se anunció DuPont vaticinaron todo tipo de desgracias y hasta hoy no ha pasado nada, de hecho es un modelo de seguridad. ¿Nunca reflexionan sobre si se equivocan?
-Nosotros nunca dijimos que fuese a matar. A veces, todas las críticas se atribuyen a los ecologistas. Nuestra critica como Colectivo Ecologista sigue vigente: no se crearon los 10.000 empleos anunciados y no se sabe lo que hace. Igual que criticamos a Arcelor, dijimos que aquí se hacían las bobinas y luego comprábamos los tornillos.
-El presidente de la Asociación de Vecinos de Campañones dice que los ecologistas rechazan la incineradora porque no viven al lado del vertedero.
-Los grupos ecologistas no son cómodos para parte de la sociedad, ni para las empresas ni para los sindicatos, que tapan los agujeros de las empresas. Cogersa tiene 'comido el tarro' a parte de los vecinos. Otros no piensan lo mismo y hay vecinos de Campañones que nos manifiestan que no están tranquilos. Las incineradoras son un punto de contaminación de dioxinas y metales pesados. Y está a seis kilómetros de Avilés y a dos de Cancienes.

No hay comentarios: